Gebrüder Götz: más que «solo» un programa

La empresa con sede en Würzburg, Gebrüder Götz, lleva utilizando el software LAGO desde 1999 para producir su publicidad. The Catalyst (la revista para clientes de Comosoft) habló con Karl-Heinz Lassotta, Gerente Publicitario de Procesamiento Técnico de Catálogos, sobre sus experiencias con el sistema.

The Catalyst: ¿En qué sector actúa Gebrüder Götz?
Karl-Heinz Lassotta: Gebrüder Götz es una empresa de venta por correo con aproximadamente 350 empleados. Estamos especializados en la distribución de calzado, textiles, artículos deportivos y artículos para el hogar.

¿Cuántos catálogos o páginas de catálogo produce usted cada año?
Publicamos un catálogo de primavera/verano y uno de otoño/invierno, así como varios folletos que se distribuyen a lo largo del año. En general, llegamos a unas 2000 páginas por año y la tendencia es creciente.

¿Cuándo se pasó usted a LAGO?
En mayo de 1999. Aunque ya antes habíamos estado buscando un sistema adecuado para producir catálogos, pero no habíanmos conseguido encontrar ninguna solución a nuestros requisitos en el mercado.

¿Qué le hizo decidirse por LAGO?
Antes de pasarnos a LAGO, la producción de nuestra publicidad era manual en gran parte. A pesar del acceso a una base de datos de imágenes Cumulus, el proceso era confuso, tedioso y lento. Además, no teníamos la posibilidad de tomar «datos difíciles de artículos» de un sistema de gestión de mercancías: esta importante información para los catálogos tenía que ser recapturada para cada publicidad por medio de listas de artículos, lo que era un proceso muy lento y propenso a errores. Por eso queríamos un sistema que permitiera un manejo integrado de imagen, texto y gráficos, con toma de datos difíciles de artículos, así como que nos permitiera una actualización del sistema de gestión de mercancías.

¿Y encontró estas funciones en LAGO?
¡Sin duda alguna! La producción de nuestra publicidad se ha vuelto más rápida, más eficiente y más clara con LAGO. Sin embargo, debo añadir una cosa: el sistema LAGO por sí solo no garantiza una mejora repentina. Cuando se utiliza LAGO, la estrategia del o de la responsable de producción por parte del cliente juega un papel decisivo en el éxito o el fracaso. Si una empresa antes de usar LAGO ya no cuenta con una «estrategia de producción manual» que funcione, los efectos de sinergia deseados serán muy endebles. Yo suelo compararlo con una receta de repostería: Los ingredientes son los datos tales como imágenes, textos, logotipos, etc. Lago representa los utensilios necesarios, es decir, la batidora o la bandeja de hornear. El administrador/responsable de producción es el pastelero, que trae la buena receta y asegura que el flujo de trabajo de producción funcione y se optimice, de modo que la receta tenga éxito.

¿Vale la pena LAGO? ¿En qué sector se podría conseguir ahorrar?
El coste del software LAGO se amortiza rápidamente. Una ventaja es que ahora podemos hacer prácticamente todo en nuestra ubicación, hasta la transferencia al litio. Así es como tenemos un ahorro de costes de hasta el 60% para inserciones más pequeñas con artículos antiguos. Con todo ello, a LAGO aún le queda un largo camino por hacer: el sistema tiene un enorme potencial para ahorrar más tiempo y costes.

¿El cambio a LAGO ha tenido otros efectos?
LAGO ha demostrado ser más que «simplemente» un programa. La comunicación interna entre las áreas de las empresas se ha definido parcialmente de modo nuevo y más claro. Por ejemplo, LAGO ha regulado claramente las responsabilidades de compra y publicidad. Incluso diría que con LAGO los procesos de pensamiento en la empresa han recibido un nuevo impulso.

¿En qué medida es importante el comercio electrónico para Gebrüder Götz?
Tenemos una tienda en línea, pero nuestro sistema hasta ahora ha sido poco dinámico en términos de representación de datos de imagen y logotipos. Una vez que hayamos instalado la última versión de LAGO, también pasaremos nuestra tienda en línea a LAGO.

¿Cuáles son los servicios de Comosoft que utiliza usted?
Por supuesto, tenemos un contrato de soporte. Pero nuestra relación con Comosoft va más allá de solo pura asesoría. Predomina una estrecha comunicación entre nosotros, y ambas empresas aprenden la una de la otra. Me complace especialmente que las sugerencias que hacemos a Comosoft como usuarios son integradas en gran medida en las nuevas versiones.


Hamburg, 1999